jueves, 1 de septiembre de 2016

Tu boca con forma de corazón



*El diario de los labios de Lisabeth V*

Hacía meses que no sabía nada de él. Puede que incluso años.
La verdad es que no lo sé con exactitud porque el tiempo se detuvo en el último día en que lo vi.
Fue aquel día en el que me regaló aquella bonita barra de labios de color rojo, rojo pasión.
Me pinté los labios con ella todos los días, por si aparecía, pero nunca más lo hizo, y la barra de labios se consumió, como mi vida sin él.
Aun sigo llevándolos de color rojo, porque es su color.

Hoy salí con un corazón pintado, pensé que si hacía algo diferente, tu aparecerías.
Es de noche y el parque está silencioso, algunas personas pasean a sus perros, otras van con los críos. Y yo estoy sola, en este banco donde una vez nos dimos la mano, solo me acompaña la luz de una vieja farola. Cierro los ojos durante un instante y es entonces cuando noto tu mano acariciando mi pelo y entonces me susurras al oído:

"Lisabeth, mi dulce Lisabeth. Ha pasado tiempo, pero cada día te he echado de menos. Dime, que esos labios de corazón son para mi".

Lo son, respondí.

"Me gustan, tengo tantas ganas de probarlos, pero aun no. Hoy mis dedos son los que quieren acariciarlos".

Y sus dedos marcaron el contorno del corazón para después alejarse, como él.