jueves, 17 de septiembre de 2009

La Cereza de tus labios rojos.


*El diario de los labios de Lisabeth II*

Recuerdo que estaba sentada en la escalera de la puerta de su casa, comiéndome una cereza.
O más bien jugando con ella, para que él me viera.

Aquel día me pinté los labios de ese rojo pasión que tanto le gustaba, el que brillaba.
Y esperé allí, en la escalera, a que saliera.
Hacía frío, mucho, pero quería verle y pedirle disculpas por aquella vez que no quise prestarle mi boca de caramelo.
Esperé bastante tiempo pero no apareció.

Me apoyé en la barandilla y cerré los ojos.
Supongo que me quedé dormida, pero creo que oí su voz, o tal vez solo la soñé.
Recuerdo exactamente lo que me dijo:

"Te perdono, pero esta vez no voy a probar tus labios rojos. Tendrás que demostrarme que puedes esperar algo más.
De momento me llevo la cereza que guardan tus labios, porque creo que es para mí."

8 comentarios:

Ela dijo...

wowww
y alguna vez le regrezara su cereza??
tal vez con un beso bonito quien sabe...


no se, pero sigo tu blog y no me aparecen tus publicaciones :S
aun asi siempre estoy por aqui =)

La Chica Piruleta dijo...

Gracias Ela!
Pues quien sabe si alguna vez le devolverá la cereza...esperemos que si.

Besos guapa.

amanda dijo...

le devolvera la cereza esperemos que si un besazo corazon.

Bego dijo...

Aisss yo también espero que le devuelva la cereza!

Lúa dijo...

Buenas! te comento rápido y sin tiempo de leer, que hoy voy con prisa, pero me pasaré a leerlo.

Gracias por pasarte por mi blog! un beso ^^

Jorge Ampuero dijo...

Degustable y la pic ni que decir.

Saluditos...

Juan Antonio dijo...

Las cerezas tienen su lenguaje propio. Y creo que él lo conocía tanto como ella.

Saludos.

La loca de las uñas de colores :) dijo...

hola! me encanta esta entrada!! y tu blog entero, me alegro de haberlo encontrado. te sigo vale muchos besos!!