viernes, 4 de septiembre de 2009

Préstame tú boca de caramelo.


*El diario de los labios de Lisabeth*

Y se acercó a mí y cogiéndome de la cintura me dijo:

"Préstame tú boca de caramelo, Lisabeth. Si no puedo tenerla para siempre, al menos, préstamela. Aunque sea para robarle un beso."

Pero temo decir que aquella vez fui tonta y dije que no.
Ni se la quise dar ni prestar.
Mis labios tardaron bastante tiempo en dejar de ser caramelizados. Tanto, tanto, que no recuerdo exactamente cuanto.

Las dos últimas bolas de caramelo las guardé en una cajita pequeña.
Yo soy la negra, porque soy malvada. Tú eres la roja, porque "eras" pasional.

9 comentarios:

La mujer de Rosa dijo...

Tendría que haberle dejado besar esos labios de caramelo :)

La Caperucita que se comió al lobo. dijo...

Estoy de acuerdo con La mujer de Rosa.
Tendrías que haberle dejado besar esos labios

:*

Laury~! dijo...

Me ha encantado! Te dejo un comentario con sabor a chocolate y te sigo.

Laura García dijo...

Genial entrada!
Saludos con sabor a piruleta de chocolate :)

Por cierto, tiene Tuenti usted, Chica Piruleta?

La Chica Piruleta dijo...

Muchas gracias a las 4.
Y es cierto Lisabeth tendría que haberse dejado besar.
Laury gracias por seguirme!!
Laura si que tengo tuenti.

Soy Tamara Kiryû.

Besos.

Nina dijo...

kyaaaaaah! >.< Que chulada!
Tammy, es super buena.
2kiss

Ela dijo...

y aun quiere provarla??
si es asi esta vez podrias dejarle

encantador y con mucha pasion

Pintamonadas dijo...

me uno a los primeros comentarios, tendría ue haberse dejado besar, y que nos quiten lo bailao!
:)

La Chica Piruleta dijo...

Gracias a las 3!!

A gente como vosotras es dificil
no quererla!!