martes, 31 de mayo de 2011

La Chica Piruleta ha vuelto.


Me miré en el espejo y seguí sin reconocerme. Antes me llamaban la Chica Piruleta...ahora todo eso se ha olvidado. Había perdido mi magia, mi imaginación, y no sabía que hacer.
Llené la bañera de agua, de manera que cuando me hundí en ella, con la cabeza incluida, el agua llegaba casi al filo, a punto de desbordarse. Después de unos segundos salí con rapidez.
¡Era hora de volver!
Y así fue como decidí volver como...la Chica Piruleta.

Esa que sueña cada día con una locura diferente e inventa historias sin parar.
La que saborea piruletas de colores y protesta cuando alguien intenta quitarle una.
Aún tengo a Rosalyn conmigo, mi marioneta adorada. Me ha aguantado mientras no he sido yo misma, y es ella la que me ha aconsejado en muchas ocasiones lo que tenía que hacer.

Lulo, el murciélago rojo, aun sigue paseando conmigo y llevándome a la Luna.
Él me ha dicho que aun había gente que quería a la Chica Piruleta. Y quizás tenga razón.

1 comentario:

Juan Antonio dijo...

Lo celebro. También haberte encontrado.

Saludos.